Principios

EDUCAR PARA UN CINE COMPROMETIDO
Y CON IDENTIDAD

Porque nuestras escuelas son un factor importante para el desarrollo del Cine Latinoamericano

Vivimos tiempos de importantes cambios en nuestro continente.

Una nueva realidad, reflejo de los grandes avances en el ámbito político, económico y social, hace cada vez más posible el histórico sueño bolivariano de una América Latina unida, próspera e independiente.

Hoy más que nunca se requiere de nuestro apoyo, de la participación de cada uno de nosotros, desde su lugar, para la consolidación de este gran proyecto.

En este contexto histórico, concientes de que el cine es el arte más poderoso de nuestro tiempo y también un medio de comunicación entre los pueblos, las escuelas que conformamos la Federación de Escuelas de la Imagen y el Sonido de América Latina, nos comprometemos a que el proceso de enseñanza-aprendizaje en el cual estamos involucrados, sea un proceso de formación de jóvenes cineastas comprometidos con la lucha libertadora de nuestros pueblos.

Trabajaremos para que los estudiantes de nuestras escuelas no se inclinen por un cine de diversión evasora, que desprecie lo realmente nacional, sino que busquen el bien social y plasmen en sus futuras obras la verdad en la ética y la estética, reflejo de un lenguaje cinematográfico honesto y fresco.

Nos comprometemos a educar jóvenes que luchen por los cambios, que no se rinden frente a las presiones de grupos de poder hegemónicos.

Confirmamos la pluralidad ideológica y la libertad de expresión y estimulamos el espíritu de renovación  creadora, comprometiéndonos en enseñar a nuestros alumnos, que la imitación del modelo hollywoodiense no es el camino a seguir, sino que es en nuestra singularidad latinoamericana donde reside la proyección universal de nuestro cine.

Nos comprometemos a dedicar nuestros esfuerzos al renacimiento de un arte audiovisual, que se propone como un instrumento de búsqueda de identidad nacional, de un cine y una televisión jóvenes, que fortalezcan y consoliden la comunidad y unión de los pueblos latinoamericanos y caribeños, un cine digno heredero de los altos ideales proclamados por los precursores del Nuevo Cine Latinoamericano.